Ictus isquémico: causas, síntomas, consecuencias y rehabilitación

Accidente cerebrovascular isquémico cerebral

El accidente cerebrovascular isquémico es una interrupción del flujo sanguíneo al cerebro debido a la oclusión de una arteria, lo que provoca un transporte insuficiente de oxígeno y nutrientes a ese órgano, seguido de la muerte de sus células. Esta afección puede provocar síntomas que dependen del tipo de vaso afectado y de la parte del cerebro afectada por esta patología.

 

Qué es un ¿carrera? Qué significa eso? La palabra "derrame cerebral" (o "derrame cerebral" o "ataque cerebral"; para los anglosajones, esta condición se llama "derrame cerebral") es una palabra latina que significa "derrame cerebral", ya que es un trauma real que nuestro cerebro sufre y que es causado por una alteración en el flujo de sangre dentro del cráneo.

Se distinguen dos tipos principales de accidente cerebrovascular:

  1. Hemorrágico, causado por la rotura de uno o más vasos sanguíneos y que conduce a la formación de una hemorragia intracraneal, que comprime el tejido cerebral e induce la angustia del tejido;
  2. Isquémico, generado por una isquemia del tejido encefálico, es decir, por un flujo sanguíneo arterial deficiente a una porción específica del cerebro, con el consecuente sufrimiento del tejido.

En elaccidente cerebrovascular isquémico, esta caída en el flujo puede deberse a tres motivos diferentes:

  1. Trombosis, es decir, por la presencia de una masa de plaquetas y elementos sanguíneos denominada "trombo" que se crea dentro del cerebro y que obstruye el recipiente;
  2. Embolia, es decir, la presencia de un cuerpo extraño (como un coágulo de otro sitio, un trozo de placa o glóbulos de grasa) dentro del flujo sanguíneo que conduce a la oclusión del vaso.
  3. Hipoperfusión sistémico, es decir, una condición de disminución del flujo sanguíneo a nivel sistémico con el consiguiente desequilibrio entre las necesidades de oxígeno y nutrientes de los tejidos y la capacidad de transporte de la sangre.

Estas causas conducen a una reducción del flujo sanguíneo en una zona específica del cerebro, con la consiguiente aparición de los síntomas característicos.

Si esta condición se resuelve espontáneamente en un corto período de tiempo (menos de una hora desde el momento del inicio de las alteraciones), hablamos de AIT, o Ataque Isquémico Transitorio. De hecho, en ese lapso de tiempo se elimina la causa desencadenante, permitiendo la recuperación completa del paciente.

Si, por el contrario, los síntomas persisten durante un tiempo superior a una hora, hablamos de carrera verdadero isquémico, con un pronóstico mucho peor que el AIT.

Factores y causas de riesgo

Por lo general, se dividen en dos categorías amplias: las que no se pueden cambiar, como la edad y el sexo, y las que se pueden cambiar.

Entre estos últimos, los más importantes factores de riesgo por accidente cerebrovascular son:

  1. Hipertensión
  2. Fibrilación auricular, que favorece la formación de trombos en las aurículas cardíacas y su posterior embolización en el cerebro.
  3. Dislipidemias o cambios en los valores de lípidos en sangre, principalmente colesterol y triglicéridos. Estos cambios pueden conducir a la formación de placas ateroscleróticas, que son placas compuestas por material lipídico agregado en la pared de las arterias principales, incluidas las carótidas. Esta formación puede ulcerarse y perder material, que se envía a la circulación para obliterar la luz de una arteria cerebral, provocando unaisquemia;
  4. Enfermedades cardiovasculares tales como enfermedades cardíacas y valvulares;
  5. Diabetes mellitus;
  6. Humo de cigarro;
  7. Consumo excesivo de alcohol
  8. Estilo de vida sedentario.
Accidente cerebrovascular isquémico cerebral

Ictus isquémico secundario a placa aterosclerótica en una arteria cerebral.

Síntomas

¿Cuáles son los principales síntomas del ictus isquémico? La génesis del síntomas en los pacientes es inmediato y repentino y el tipo de síntomas de advertencia depende estrictamente del vaso en cuestión y de su territorio de vascularización a nivel cerebral, ya que cada área del cerebro tiene una tarea diferente a las demás. En particular, tenemos cinco síntomas que deben hacer que las "antenas se levanten":

  1. Presencia de repente hormigueo (parestesia o hipoestesia) o debilidad muscular, que puede provocar una parálisis muscular completa, en la cara o en las extremidades;
  2. Confusión mental, dificultad para hablar y comprender lo que está sucediendo. (disartria o afasia);
  3. Problemas visuales en solo uno de los dos ojos, como visión doble (diplopía);
  4. Dificultad para caminar, con mareo es perdió de equilibrio o coordinación;
  5. Muy fuerte y rápido como un rayo enfermo de cabeza, sin razón aparente.

En caso de fuerte sospecha, es necesario llamar a una ambulancia con prontitud, evitando acudir al hospital por sus propios medios. No hay absolutamente ninguna necesidad de perder el tiempo, ya que cada minuto perdido puede cambiar el pronóstico y la calidad de vida posterior al ataque.

En casos graves, puede aparecer parálisis. (paresia o plegia) de la mitad del cuerpo (hemisíndrome) generalmente en el lado del cuerpo opuesto al del lado isquémico del cerebro.

Diagnóstico

Por lo general, un médico puede reconocer un accidente cerebrovascular isquémico basándose en el historial médico del paciente y su familia, junto con los síntomas y cómo ocurren. Al examinar al paciente, puede formular una hipótesis sobre el lugar donde se está produciendo la isquemia.

Las detecciones se realizan de inmediato parámetros y exámenes, destinados principalmente a evaluar:

  1. Ahí presión arterial;
  2. Análisis de sangre que incluyen conteo de glóbulos, función renal, índices de inflamación, ionemia;
  3. LA niveles de glucosa sangre (glucemia), ya que la baja concentración de glucosa (llamada hipoglucemia) determina una sintomatología de presentación similar a la isquémica

Luego se realiza A TC cerebral (Tomografía computarizada, a menudo abreviada erróneamente como tomografía computarizada), para poder distinguir entre los dos tipos de ictus, hemorrágico e isquémico, pero también para realizar un diagnóstico diferencial con otras posibles causas. Si está disponible, se realiza una resonancia magnética (Resonancia magnética del cerebro), que diagnostica lesiones del tejido cerebral incluso después de unos minutos desde el inicio del evento.

A partir de entonces, se realizan pruebas para comprender la causa subyacente de la patología isquémica. Entre otros, se realizan los siguientes:

  1. Electrocardiograma (ECG), para el estudio de los latidos y el ritmo cardíaco;
  2. Ecografía del corazón (ecocarygrama), para comprobar si hay anomalías estructurales o de la bomba;
  3. Controla el calibre de las principales arterias del cuerpo, por ejemplo las carótidas, mediante ecocolordoppler, angiografía estándar o mediante una tomografía computarizada o resonancia magnética;
  4. Análisis de sangre más completos, incluidas pruebas de coagulación.

Pronóstico y consecuencias

Cuales son los Consecuencias de accidente cerebrovascular isquémico? El accidente cerebrovascular es una de las principales causas de muerte en el mundo occidental. Si no se reconoce a tiempo y si no se actúa con prontitud, el paciente puede sufrir lesiones cerebrales irreversibles que provocan la muerte en poco tiempo. En cambio, la acción oportuna permite restaurar rápidamente la circulación cerebral, reduciendo el porcentaje de lesiones neuronales irreversibles.

En general, de todos aquellos que logran sobrevivir a un evento isquémico, el 15% está hospitalizado en salas de cuidados a largo plazo, el 35% desarrolla una marcada limitación de las actividades diarias, mientras que el 20% requiere asistencia para caminar.

Terapia

La capacidad de acceder a las instalaciones y al personal dedicado al tratamiento y la atención del ictus, denominadas "unidades de ictus", es fundamental. Su objetivo es reconocer rápidamente la causa del accidente cerebrovascular, implementando una terapia dirigida a la restauración inmediata de la circulación sanguínea encefálica.

Por tanto, cada paciente es tratado como un caso separado, intentando minimizar el riesgo de muerte y daño cerebral irreversible, evitando recurrencias isquémicas, controlando la causa subyacente de la isquemia y favoreciendo al máximo la recuperación de las capacidades comprometidas por la enfermedad. .

Tratamiento farmacológico inmediato

Hemos aclarado que la sangre, para poder dar la patología isquémica, forma espontáneamente estos agregados, llamados coágulos, que ocluyen las arterias. Para disolverlos, se administra terapia. trombolíticos a través del tPA, o activador del plasminógeno, dentro de las 4 horas posteriores al inicio de los síntomas.

Si existen contraindicaciones para usar este medicamento, se pueden usar por el mismo motivo. anticoagulantes (como elheparina) o agentes antiplaquetarios plaquetas (como elaspirina y el clopidogrel) dependiendo de la causa de la isquemia cerebral.

Tratamiento quirúrgico

Si la causa está relacionada con la presencia de una placa aterosclerótica de una arteria de gran tamaño, como la carótida, se puede considerar la posibilidad de utilizar instrumentos específicos destinados a eliminar la causa del bloqueo de la circulación en el cerebro. Hay dos posibles intervenciones:

  1. Endarterectomía carotídea, en la que, a través de una incisión en el cuello, se interviene la arteria carótida, eliminando la porción ocluida de la placa aterosclerótica y reemplazándola por pequeños trozos de tejido artificial.
  2. Angioplastia y stent, en el que se utiliza un pequeño tubo de metal expandible, llamado stent, que se realiza al nivel de la placa aterosclerótica y se infla para reabrir el vaso bloqueado.

Rehabilitación

Ahí rehabilitación del paciente debe diseñarse y decidirse a través de la interacción activa del paciente y su familia con un equipo interprofesional, encabezado por un médico con experiencia en la recuperación de funciones post-ictus junto con un grupo de profesionales especializados en la recuperación de funciones perdidas, incluyendo qué logopedas, para la recuperación de las habilidades comunicativas y de interacción social; fisiatras, para la recuperación de la función osteomuscular; psicólogos, ya que aproximadamente 1/3 de los pacientes con accidente cerebrovascular sufren un síndrome depresivo; enfermeras, para el cuidado y limpieza de los enfermos. Este grupo de trabajo debe discutir activamente el cuadro clínico del paciente, aclarando los problemas activos, los objetivos primarios de rehabilitación, cualquier mejora o empeoramiento. Se debe informar al paciente sobre la gravedad del cuadro clínico, los tiempos de recuperación y las posibles consecuencias a largo plazo que puede ocasionar el ictus.

Prevención

Puede para prevenir accidente cerebrovascular isquémico? Es necesaria una información adecuada sobre el ictus, especialmente en lo que respecta a los síntomas de alarma, para poder actuar de forma activa y rápida sobre el problema isquémico, reduciendo el porcentaje de daño neurológico. En el caso de que uno sea sujeto de AIT, es fundamental el seguimiento continuo y frecuente del estado de salud, ya que esta población tiene un 40% mayor riesgo de ictus que la población normal.

También se ha demostrado que existe un estilo de vida que le permite reducir drásticamente el riesgo de accidente cerebrovascular:

  1. Evita fumar
  2. Mantener un peso corporal saludable reduciendo el consumo de sal y grasas animales;
  3. Consume pescado de 2 a 4 veces por semana
  4. Consume regularmente tres porciones de verduras y dos de frutas al día.
  5. Participar en actividad física
  6. Limite la ingesta de alcohol
  7. Controle su azúcar en sangre y presión arterial periódicamente

 

Etiquetas:
0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Copyright Esamievalori.com 2021

es_ESEspañol

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?