HEMORROIDES INTERNOS: causas, síntomas, principales tratamientos y remedios

HEMORROIDES INTERNOS

¿Qué son las hemorroides internas? los hemorroides internas representan la dilatación de las venas hemorroidales que forman cojines vascularizados, presentes en el interior de la pared anal, cuya función es velar por el buen funcionamiento de la continencia. Por tanto, están presentes de forma natural en el cuerpo humano y normalmente no se percibe su presencia. Por otro lado, pueden causar un malestar considerable cuando tienden a expandirse excesivamente.

Si el venas hemorroidales si se dilatan excesivamente, los primeros síntomas que se sienten son escozor, picor, sangrado o incluso prolapso de las hemorroides mismas al exterior (hemorroides externas). En todos estos casos es aconsejable contactar a su médico, quien evaluará cuidadosamente el tipo y nivel de gravedad de la enfermedad hemorroidal. A diferencia de las hemorroides externas, las hemorroides internas generalmente son menos dolorosas.

CLASIFICACIÓN DE HEMORROIDES

los hemorroides puede dividirse en cuatro grados clasificación. Cada grado se diferencia del otro en gravedad y sintomatología:

  1. los hemorroides de primer grado son los menos graves y se acompañan de sangrado indoloro. En este caso, las hemorroides son visibles solo a través de un examen anoscópico porque están ubicadas dentro de la pared anal;
  2. los hemorroides de segundo grado, también internos al canal anal, suelen ir acompañados de episodios de prolapso durante la evacuación, pero tienden a regresar de forma espontánea. Implican malestar y sangrado;
  3. los hemorroidal de tercer grado produce un prolapso completo de las hemorroides fuera del canal rectal. Por tanto, deben reposicionarse manualmente o mediante cirugía;
  4. los cuarto y ultimo grado produce un prolapso irreversible de las hemorroides que no se puede reposicionar dentro de la pared anal.

HEMORROIDES INTERNOS: CAUSAS

los causas de hemorroides internas son numerosos y variados. Algunos factores están relacionados principalmente con el estilo y la calidad de vida que lleva la persona afectada por la enfermedad hemorroidal, otros dependen de elementos hereditarios o externos.

A continuación, estas son las principales causas de hemorroides:

  • estrés excesivo o un estilo de vida sedentario, relacionado con el sobrepeso;
  • Dieta poco equilibrada, rica en grasas, alimentos picantes, bebidas alcohólicas, especias y baja en fibra. Ante la presencia de síntomas relacionados con la enfermedad hemorroidal es necesario minimizar el consumo de todos los alimentos que puedan irritar la mucosa de las paredes anales;
  • mala hidratación;
  • factores hereditarios o fragilidad congénita de las paredes de los vasos;
  • fenómenos de estreñimiento o estreñimiento;
  • tratamiento antibiótico prolongado (en este caso los efectos son transitorios);
  • cambios hormonales;
  • esfuerzo físico excesivo;
  • uso imprudente de medicamentos laxantes.
Hemorroides internas

Hemorroides internas, aún confinadas dentro del canal anal.

HEMORROIDES INTERNOS: SÍNTOMAS

Los principales síntomas a tener en cuenta para un correcto diagnóstico de enfermedad hemorroidal son:

  • sangrado rectal, caracterizado por un color intenso y brillante. En las hemorroides de primer grado es el único síntoma visible;
  • dolor, cuya intensidad puede variar en función del grado de enfermedad hemorroidal;
  • secreción mucosa molesta;
  • sensación de picazón y ardor que puede complicar incluso los movimientos simples;
  • sensación de cuerpo extraño;
  • hemorroides internas congestionadas con prolapso, características de la tercera y cuarta etapas de la patología hemorroidal.

los hemorroides internas sangrantes son, muy a menudo, acompañadas de sensaciones de picazón e ardor agudo. La hemorragia, que se presenta junto con la defecación, se caracteriza por un color rojo intenso y en los casos de hemorroides de primer y segundo grado es leve.

La molesta sensación de picar es causada por la mucosidad producida por las hemorroides internas que irrita las paredes anales. Otro aspecto igualmente molesto está representado por la sensación de un cuerpo extraño que se produce por el prolapso de las hemorroides internas. Las hemorroides prolapsadas o trombosadas implican una sensación de dolor muy aguda. En casos graves, el prolapso de hemorroides puede causar trombosis hemorroidal.

A menudo sucede que los síntomas descritos anteriormente aparecen en intervalos de tiempo más o menos largos. El empeoramiento de los síntomas de las hemorroides internas puede deberse a cambios físicos del paciente (como el embarazo) o por cambios de estilo de vida. El esfuerzo excesivo o repetido en el gimnasio o en el trabajo, una dieta desequilibrada o viajes largos que someten al cuerpo a una dosis masiva de estrés, pueden ser causas que contribuyan al recrudecimiento de los síntomas de hemorroides internas.

los dolor relacionado con las hemorroides internas es generalmente leve. Se asocia con mayor frecuencia con la presencia de una fisura anal. Las grietas son erosiones particulares de la piel que pueden aparecer cerca del ano o la boca. Específicamente, el fisuras anales se pueden definir como pequeños cortes provocados por una dilatación excesiva de las paredes anales durante la defecación. El trastorno puede acentuarse por episodios de estreñimiento.

En cuanto al prolapso, se da en los casos en que el tamaño de los cojines vascularizados aumenta excesivamente, provocando un posterior prolapso del tejido conectivo y por tanto la liberación de las hemorroides del canal anal.

En las hemorroides de segundo grado, el prolapso se reduce de forma espontánea, mientras que en los casos más graves (tercer y cuarto grado) se requiere una intervención manual o quirúrgica. En casos extremos, no es posible reducir el prolapso.

El médico deberá evaluar la extensión y la gravedad del prolapso de manera precisa y cuidadosa. Solo así podrá identificar la terapia correcta a adoptar. Los tratamientos pueden ser farmacológicos, ambulatorios o quirúrgicos.

HEMORROIDES INTERNOS: TRATAMIENTOS Y REMEDIOS

Los remedios y terapias para tratar y aliviar los síntomas provocados por las hemorroides internas pueden ser de diversa índole y dependerán del tipo de enfermedad hemorroidal y sobre todo de su gravedad. Con base en estos elementos de evaluación, los tratamientos contra las hemorroides se pueden dividir fácilmente en tres categorías:

Terapias medicas: el médico tratante podría organizar una terapia con medicamentos específicos para uso tópico (aplicado directamente en el área a tratar) u oral. El primer tipo de fármaco, que incluye supositorios, cremas y aceites, tiene como objetivo reducir las molestias asociadas con el ardor y el sangrado. La mayoría de estos productos están basados en cortisona y, por lo tanto, realizan una especie de función anestésica sobre el dolor. Se recomiendan terapias con fármacos de uso local por periodos de tiempo no superiores a unos pocos días. En cambio, deben evitarse durante el embarazo. Además, en presencia de hemorroides internas sangrantes, la cortisona puede ayudar a retrasar la curación. En estos casos, es recomendable utilizar fármacos sin cortisona.
Si la terapia basada en medicamentos tópicos no es adecuada, es posible recurrir a productos para uso oral. Hay varias categorías de productos a este respecto. Algunos de estos requieren receta médica, mientras que otros se pueden comprar libremente en la farmacia. Sin embargo, siempre es recomendable seguir las instrucciones de su médico. Los medicamentos de uso oral suelen contener elementos que les permiten realizar la llamada función capilar protectora. Esto significa que también se pueden utilizar en presencia de episodios hemorrágicos;

Tratamiento quirúrgico: se utiliza una operación quirúrgica en todos los casos en los que se presentan hemorroides internas de tercer o cuarto grado. El objetivo, en estos casos, es cambiar el tamaño de las hemorroides. Dependiendo de la gravedad y tamaño de este último, existen diferentes tratamientos quirúrgicos que se pueden implementar como ligadura elástica, hemorroidectomía, terapia con láser o escleroterapia;

Remedios naturales: El tratamiento de las hemorroides internas es relativamente más sencillo que el de las hemorroides externas. Por tanto, existe una larga serie de remedios naturales y precauciones diarias que se pueden aplicar para aliviar los síntomas de las hemorroides. El primer remedio es utilizar jabones y detergentes neutros extremadamente delicados, para limpiar la zona anal de forma no agresiva. También se recomienda modificar su dieta diaria, favoreciendo la ingesta de alimentos ricos en fibra como verduras y cereales.

Usted también podría estar interesado en:

[fuente de wp-rss-aggregator = ”1892 ″]

Etiquetas:
0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Copyright Esamievalori.com 2021

es_ESEspañol

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?