EPOC: enfermedad pulmonar obstructiva crónica

Que es la EPOC

Ahí EPOC, también llamado enfermedad pulmonar obstructiva crónica o, en inglés, EPOC (Enfermedad pulmonar obstructiva crónica), es una enfermedad crónica y progresiva que afecta a los pulmones. Ocurre con mayor frecuencia en fumadores mayores de 40 años.
Es común preguntarse cuál es el significado exacto de este nombre: la EPOC, de hecho, a menudo genera confusión, ya que se refiere a un cuadro clínico heterogéneo y no a una alteración pulmonar específica, por lo que es bueno comenzar con una definición.
Definición de EPOC: “Enfermedad común caracterizada por una restricción persistente del flujo de aire, generalmente progresiva y asociada con un aumento de la inflamación crónica. Las exacerbaciones y comorbilidades contribuyen a la gravedad de los pacientes como consecuencia de la inhalación de partículas y gases ”.
Aclaremos más: la sigla EPOC no indica una enfermedad concreta con características definidas, sino un síndrome (en el que se incluyen la limitación del flujo y la inflamación) atribuible a dos cuadros patológicos distintos:

  • Bronquiolitis obstructiva: es una alteración del tracto respiratorio pequeño provocada por una inflamación crónica.
  • Enfisema pulmonar: el enfisema es una alteración del parénquima pulmonar (la parte del órgano responsable del intercambio de gases).

Las vías respiratorias, de hecho, son conductos de aire reales que terminan en alvéolos, elementos esféricos estrechamente conectados a las estructuras elásticas del pulmón. Están separados por septos interalveolares; también están en estrecho contacto con los capilares pulmonares y esto permite la oxigenación de la sangre durante la respiración. En el enfisema los septos se dañan hasta que desaparecen, la superficie de intercambio de oxigenación se reduce y además el aire queda "atrapado" en estas dilataciones enfisematosas, obstaculizando la respiración normal.

La consecuencia de estas alteraciones es una obstrucción bronquial. irreversible y, en consecuencia, la reducción persistente del flujo de aire característico de la EPOC. Este flujo está regulado principalmente por dos factores:

  • Presión alveolar: la distensión y liberación del parénquima pulmonar con los actos respiratorios determinan variaciones de volumen y especialmente de presión; este último tiene un impacto directo en alvéolos pulmonares, afectando así el flujo. Enfisema, destruyendo las paredes del alvéolos y estructuras elásticas, contribuye así a la reducción del flujo.
  • Calibre de la vía aérea: una obstrucción, así como un engrosamiento de la pared que simplemente reduce el diámetro de los bronquios, obstruye el flujo contribuyendo a la aparición de disfunciones obstructivas. En el caso concreto de la EPOC, el calibre de los bronquios se ve alterado debido a la bronquiolitis obstructiva (más precisamente, se trata de una situación de broncoestenosis, en la que se incrementa la resistencia al flujo debido a un diámetro reducido).
EPOC y estructura alveolar en un fumador

La estructura alevolar de nuestros pulmones se daña en ausencia de enfisema pulmonar y / o EPOC, enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

Causas de la EPOC

El origen de la EPOC se puede atribuir a varios factores:

  • Exposición a agentes nocivos: inhalación de humo de cigarro (activos y pasivos), los contaminantes ambientales y la exposición ocupacional a algunos agentes son un importante estímulo dañino sobre el sistema respiratorio, especialmente en sujetos ya susceptibles por otros factores, por lo que determinan las alteraciones que afectan a los bronquios. En particular, el tabaquismo es una de las principales causas de aparición (20% de los fumadores desarrollan un cuadro de EPOC).
  • Factores genéticos: algunas enfermedades de transmisión genética (como deficiencia de alfa-antitripsina) puede predisponer a la EPOC; además, ocurre con mayor frecuencia en familiares de sujetos ya afectados. En individuos genéticamente predispuestos, fumar es una desencadenar importante.

La EPOC pasa por varias etapas:

  1. Hipersecreción de moco: provoca una tos productiva, rica en esputo, y crónica, por lo tanto muy molesta.
  2. Bronquitis obstructiva crónica: el cuadro inflamatorio será importante especialmente en las exacerbaciones (o "exacerbaciones" de la enfermedad);
  3. Enfisema: la producción de enzimas líticas por las células involucradas en la inflamación, como ya se mencionó, destruye los septos, formando dilataciones típicas. Esto es hiperinflación o hiperinflación pulmonar: el aire inhalado quedará “atrapado” en el pulmón y al paciente le resultará más difícil expulsarlo. El pecho adoptará una conformación particular, que imita un acto inspiratorio constante, dijo cofre de barril.

Síntomas de la EPOC

El inicio de la EPOC en muchos casos es asintomático: cuando el paciente acude al médico por los síntomas, el daño estructural al pulmón ya se presenta desde hace algún tiempo.
Los síntomas iniciales de la EPOC son:

  • Disnea: o la desagradable conciencia de la propia respiración. Comienza como una sensación de falta de aire después de cierto esfuerzo y, en las etapas avanzadas, dificulta las actividades diarias normales. La extensión de la disnea se evalúa con el Escala MRC, cuestionario en el que el paciente informa el nivel de esfuerzo con el que comienza a sentir disnea. La puntuación va de 1 (solo con esfuerzos intensos) a 5 (la disnea es tan importante que le impide realizar sus actividades diarias, incluso salir de casa).
  • Tos crónico y productivo;
    Si los síntomas están presentes durante más de 3 meses al año durante un período de al menos 2 años hablamos de broncopatía crónica.

La bronquitis crónica, debido a la persistencia del estado inflamatorio, provoca una verdadera "remodelación" de las vías respiratorias, que engrosan y, como ya se ha mencionado, reducen su calibre. Esta alteración es permanente, a diferencia de lo que ocurre en el bronquitis aguda: en este caso, el flujo está obstruido porque las vías respiratorias están "edematosas" y se produce mucha mucosidad. En el caso de bronquitis asmáticaAl cuadro agudo recién descrito se suma la hiperreactividad bronquial que agrava aún más los síntomas (sin embargo, todo esto es más frecuente en los niños).

En el examen clínico, el paciente también presentará:

  • Cofre de barril, consecuencia de la hiperinflación pulmonar;
  • Sibilancias especialmente en el exhalar tu odias exhalación, cuando el aire se expulsa de los pulmones a través de la boca o la nariz.
  • Ruidos inspiratorios reducidos;
  • Hinchazón de las piernas (edema) e protuberancia de los vasos del cuello (turgencia yugular): estos signos son consecuencia del aumento de presión en la circulación pulmonar que se produce en estados avanzados de la enfermedad. Esta condición de sobrecarga de presión, con origen en los vasos pulmonares y repercusión en el corazón derecho, se denomina corazón pulmonar crónico.

También distinguimos dos cuadros de síntomas típicos:

  1. Puffer rosa: el paciente es caquéctico (es decir, muy delgado), disnoico, de tez sonrosada y típicamente respira con la boca estrecha (una forma inconsciente en la que intenta mejorar la respiración). Padece EPOC enfisematosa: a menudo hay una notable pérdida de masa muscular en las piernas porque los actos respiratorios, debido a la hiperinflación de los pulmones, requieren un mayor gasto de energía que el cuerpo deriva de la demolición muscular.
  2. Bloater azul: el paciente normalmente tiene bronquitis crónico. Tiene un tono más florido (definido pletórico), es rico en secreciones y tiene los tobillos hinchados.

En la EPOC, especialmente en las etapas avanzadas, son frecuentes exacerbacionesLos síntomas empeoran de forma espectacular y rápida, normalmente debido a una neumonía viral o bacteriana. Otras causas pueden ser la contaminación ambiental, el humo de segunda mano, el uso indebido de drogas o la embolia pulmonar.

También es posible encontrarse con un cuadro mixto de EPOC y asma (hablamos de EPOC asmatiforme). El asma, como la EPOC, es también una patología obstructiva de los bronquios, en la que, sin embargo, la broncoconstricción es aguda y reversible. En un cuadro mixto, el paciente con EPOC presenta todas las características y síntomas enumerados anteriormente (fumador, mayor de 40 años, disnea ...), sin embargo pueden presentarse episodios de broncoconstricción aguda sensibles a broncodilatadores, generalmente ineficaces en presencia de enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

 

Complicaciones de la EPOC

Una condición como la EPOC hace que el pulmón sea más vulnerable a enfermedades secundarias.

  • Las personas con EPOC son más susceptibles a infecciones respiratorias que, como ya se mencionó, también provocan exacerbaciones.
  • Otro riesgo al que están expuestos es que cardiovascular (ataque cardíaco, hipertensión arterial) por causas que aún no se conocen completamente.
  • los de fumar y la bronquitis crónica también aumentan el riesgo de desarrollar una cáncer de pulmón.
  • La EPOC en estadios más avanzados compromete drásticamente la calidad de vida; debido a esto, los pacientes también pueden desarrollar depresión.

Diagnóstico de EPOC

La sospecha clínica de EPOC se refiere a todos los sujetos mayores de 35 a 40 años que acuden a la atención del médico con disnea, tos crónica y esputo; especialmente si son fumadores o están expuestos a otros factores de riesgo. Sin embargo, la confirmación del diagnóstico solo se obtendrá con investigaciones instrumentales.

los Estándar dorado para el diagnóstico de EPOC es el espirometria, una prueba que permite detectar flujos y cambios en el volumen pulmonar en las distintas fases de la respiración. De hecho, estos parámetros de la función respiratoria normalmente se alterarán en la EPOC. En particular, tendrás:

  • Índice de Tiffeneau, o relación entre FEV1 / CVF menor que 70%.
  • los FEV1 o VEMS es el volumen máximo que el paciente es capaz de exhalar, en el primer segundo, con una exhalación forzada.
  • Ahí CVF (capacidad vital forzada) es el volumen máximo que se puede expulsar con una exhalación forzada, después de haber realizado una inhalación máxima.

Es importante hacer diagnóstico diferencial con asma bronquial, que la prueba espirométrica se realiza después de la administración de un broncodilatador (p. ej. salbutamol): en el asma, de hecho, el broncoespasmo provoca una obstrucción reversible con la administración del fármaco; el broncoespasmo de la EPOC en cambio es un broncoespasmo irreversible, por tanto, la función respiratoria no mejora con la inhalación del broncodilatador.

La espirometría le permite clasificar la enfermedad utilizando los criterios GOLD:

  • leve: VEMS> 80%.
  • moderar: VEMS entre 50% y 80%.
  • grave: VEMS entre 30% y 50%.
  • muy serio: VEMS <30%.

La espirometría es también una prueba fundamental desde el punto de vista médico-legal, ya que la atribución de invalidez civil y las exenciones para quienes padecen EPOC se basan en pruebas diagnósticas obtenidas mediante pruebas de espirometría.

Otras pruebas que apoyan el diagnóstico son:

  • radiografía: muestra un diafragma cóncavo hacia arriba (la clásica apariencia de cúpula está invertida debido a la expansión de los pulmones enfisematosos), hipertrofia cardíaca y otros signos correlacionados con enfisema.
  • Laboratorio: análisis de sangre
    • Aumento de los índices inflamatorios (PCR alta, ESR alta, etc.), especialmente en las exacerbaciones;
    • Policitemia (aumento del número de glóbulos rojos), inducido por la reducción crónica de los niveles de oxígeno;
    • Examen de esputo para buscar bacterias en caso de sospecha de infección pulmonar;
    • Dosis de alfa-antitripsina (la deficiencia de alfa-antitripsina podría ser un factor predisponente);
  • Análisis de gases en sangreDebido a la EPOC, la oxigenación de la sangre ya no es eficaz, por lo que se reducirán los niveles de oxígeno y aumentarán los niveles de dióxido de carbono en sangre.
  • Prueba de esfuerzo de 6 minutos: se somete al paciente a un esfuerzo físico y, durante la prueba, se controla la saturación (es decir, el porcentaje de oxígeno ligado a la hemoglobina); una reducción abrupta de la saturación indica una tolerancia reducida al ejercicio y un déficit en la respiración normal.

Tratamiento de la EPOC

La EPOC es una enfermedad crónica para la que aún no existe cura, por lo que el tratamiento tiene como objetivo reducir los síntomas y sobre todo retrasar la progresión de la enfermedad.
Un primer paso para reducir la mortalidad asociada a la EPOC es definitivamente deja de fumar. Un buen ayudante es eloxigenoterapia domiciliaria ya que mejora la oxigenación de la sangre y reduce el trabajo respiratorio. Ciertos ejercicios de fisioterapia pueden ayudar a mejorar la eficiencia de los músculos respiratorios.
Las pautas para el terapia farmacológica, por otro lado, varían según los síntomas y la frecuencia de las exacerbaciones o el estadio de la EPOC. De hecho, podemos distinguir:

  • Grupo A: pocos síntomas y pocas exacerbaciones; para esta clase la administración de broncodilatadores, no necesariamente de larga duración.
  • Grupo B: más síntomas y menos exacerbaciones. Para estos pacientes se recomiendan anticolinérgicos (LAMA) es broncodilatadores de larga duración (LABA). Ambos tienen el objetivo de aumentar el calibre de las vías respiratorias, favoreciendo así la respiración.
  • Grupo C: pocos síntomas y frecuentes exacerbaciones. Tratado con LAMA o LAMA + LABA. Este último también puede asociarse con uno esteroide inhalación.
  • Grupo D: síntomas graves y exacerbaciones frecuentes. Uno se usa para estos pacientes terapia dual (LAMA + LABA), que también puede ser triple si están asociados esteroides.

los trasplante de pulmón es una opción terapéutica para casos de EPOC avanzada en pacientes seleccionados.

Tratamiento de la EPOC agravado

En el caso de las exacerbaciones, el tratamiento tiene como objetivo prevenir nuevos episodios. Esto se hace administrando:

  • Corticoesteroides intravenoso;
  • Antibióticos en caso de esputo positivo debido a una infección bacteriana;
  • Broncodilatadores;
  • Terapia de oxigeno;
  • NVI: La ventilación CPAP no invasiva (con mascarilla Boussignac o mascarilla Venturi) ayuda al paciente a ventilar sin tener que recurrir a la intubación orotraqueal.
  • En caso de insuficiencia respiratoria y acidosis, intubación con ventilación asistida.
Etiquetas:

Copyright Esamievalori.com 2021

es_ESEspañol

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?